Älª¡tZ



EXÁMENES FINALES

Era un día muy caluroso de verano, concretamente la última hora de un viernes y llegaban los exámenes finales. Andábamos muy estresados. Aunque habíamos subido a la biblioteca del centro, yo seguía igual de estresada o más que antes y el profesor más que yo todavía. Estuvimos haciendo unos mapas y José, el profesor, no paraba de gritar y echarles la bronca a mis compañeros. Yo empecé a ponerme cada vez más nerviosa: veía tanto libro a mí alrededor y mi nerviosismo aumentaba al saber que ellos serían mi único entretenimiento durante unos eternos 7 días y aquella caótica situación hicieron que un borrador volase hacía la cabeza de José.

Cuando pegó en la pared sentí un alivio tremendo al pensar que aquel borrador no acertó en su objetivo dejando así una gran mancha en la pared. De repente mi alivio se convirtió en angustia al ver que el borrador caía en la cabeza del profesor de un seco golpe.


Trackbacks & Pingbacks

Comentarios

  1. * Patxo says:

    No se puede publicar nada sin haber corregido la ortografía…

    Publicado 10 years ago


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: